domingo, 23 de febrero de 2014

LA MUERTE ES OTRA COSA en AMAZON, en FORMATO ELECTRÓNICO


        Mi primer libro de relatos, que pronto cumplirá un año, ya se encuentra en formato electrónico en las tiendas española y americana de Amazon. Este formato está dedicado a aquellos que me lo pedisteis y a todos los que quieran utilizar esta posibilidad para sí mismos o para amigos o familiares amantes de la lectura.

Yo sigo con un ferviente deseo: el de que lo disfrutéis.




Descripción del producto: 

Relatos que atraviesan de luz y de sombras. Con una lente de alocada originalidad, la autora explora lo cotidiano en busca de la extravagancia, la ironía, el realismo mágico, el humor o la reflexión. En estos cuentos, las metamorfosis y la singularidad se convierten en materia literaria: quién no ha tenido un pulpo excesivamente cariñoso, quién nunca ha pasado horas mirando un elefante, ha guardado una cabeza en un tupper de su nevera, ha visto levitar un libro o, sobre todo, quién no ha soñado con ser El Aleph. Páginas mortíferas, tiernas, gélidas, sensuales, engastadas en una prosa exacta y poética. Relatos-iceberg que cuentan lo que se ve al tiempo que sumergen al lector en el océano de los posibles.




LA MUERTE ES OTRA COSA, en LIBRERÍAS


Al fin vio la luz
La Muerte Es Otra Cosa. 
DISPONIBLE en:
C/ La Unión, 4 (a tres minutos del metro Ópera)

Al lado de mi admirada Irene Némirovsky
y de Asa Larsson, gran escritora de novela policíaca.
¡Siguen haciéndose realidad mis sueños... !



C/ Espíritu Santo, 12 (barrio de Malasaña)

Al ladito de un libro de relatos de Javier Sagarna,
Director de Escuela de Escritores.
¡Qué alegría!



C/ Postigo de San Martín, 8 (en la Pza. de Callao)

Aquí se encuentra por encargo.



TAMBIÉN SE PUEDE ADQUIRIR POR CORREO POSTAL
A TRAVÉS DE LA AUTORA
Contacto: 
(GASTOS DE ENVÍO A PENÍNSULA e ISLAS CANARIAS: 2,50€/ejemplar)


¡Más FELICIDAD! *=)




RESEÑA en BRÚJULAS Y ESPIRALES sobre LA MUERTE ES OTRA COSA


      Excelente reseña del Catedrático de Filosofía y Crítico literario D. Francisco Martínez Bouzas, sobre su lectura de mi libro, en su blog especializado Brújulas y Espirales. Me siento especialmente agasajada por sus hermosas palabras y por la sensibilidad y agudeza mostradas en la interpretación del contenido de mi libro. El doctor Martínez Bouzas es capaz de ver lo que palpita entre líneas, detrás de cada palabra. Difícil que se le resistan los misterios de la escritura.


      Mi más profundo agradecimiento por sus palabras y su tiempo.









LA MUERTE ES OTRA COSA en "PUNTO Y SEGUIDO RADIO"

     
      El programa de radio dedicado a la crítica literaria "La letra expuesta", de Punto y Seguido Radio, Miami, ha dedicado una de sus emisiones a la lectura de la reseña que el Catedrático de Filosofía y crítico literario español D. Francisco Martínez Bouzas ha hecho sobre mi primer libro de relatos en su blog Brújulas y espirales. Además, podéis tener el placer de escuchar varios de mis cuentos con un delicioso acento.





      Quiero dar las gracias, de todo corazón, a Nelson Jiménez Vivero (director de esta emisora), a Héctor Rodríguez, que conduce el programa, y al doctor Francisco Martínez Bouzas, por su gentileza y el cariño que han puesto en que esta emisión fuera realidad. 
       Un abrazo muy fuerte desde el corazón de Madrid.




ENTREVISTA en la CADENA SER



En las Palmas de Gran Canaria, 
he sido invitada al programa 
"Hoy por hoy", de la Cadena Ser
 para hablar sobre la publicación de 
La Muerte Es Otra Cosa.

Espero que disfrutéis de la 


Verónica Iglesias y yo

Encantada de haber compartido micrófono 
con la estupenda Verónica Iglesias.
Gracias por su cálida acogida.
Y gracias a Vanessa Limpkin 
por creer en mí.




COLABORACIÓN LITERARIO-MUSICAL emitida por RADIO 5.0 de RTVE.es



ha emitido en antena
y posteriormente subido a su web

el relato ""El cuadro"
con música original de Luis Carpizo

Tema compuesto especialmente para este microrrelato:
Trazos de un despertar

¡UN LUJO!



GRACIAS, querido amigo =)




¡Esperamos que os agrade 
esta unión entre música y literatura!
               



AUDIO de "EL CUADRO", relato incluido en LA MUERTE ES OTRA COSA


      Os invito a escuchar "El cuadro", el segundo relato que coloco en Soundcloud. Es el cuento que escogió Cristina López Barrio para leer el día de la presentación de La Muerte Es Otra Cosa, en el maravilloso marco del Palacio de Longoria.
     La música de fondo seguro que la reconocéis: es el "Love Theme" de Blade Runner interpretado por Vangelis, tema del que estoy perdidamente enamorada.
       Espero que os guste.


Aquí está el AUDIO de "EL CUADRO"




AUDIO de "KIM Y LOS ELEFANTES", relato incluido en LA MUERTE ES OTRA COSA


     Como ya sabéis que me gusta explorar todos los caminos posibles, he explorado la posibilidad de editar audios de algunos de mis relatos preferidos, utilizando mi propia voz. Aquí os dejo el audio de "Kim y los elefantes". Los que estuvisteis en la presentación de La Muerte Es Otra Cosa lo reconoceréis, pues fue el cuento que leyó Sara A. Pedraz Poza.
      La música de fondo pertenece a Stephan Micus (si no sabéis nada sobre él, la Wikipedia da alguna pista). Es el apasionante tema Earth.
      Espero que lo disfrutéis tanto como yo grabándolo.


FERIA del LIBRO. MADRID 2013



      En el segundo fin de semana de la Feria del Libro de Madrid (2013), la librería Mujeres & Compañía me invitó a firmar en su caseta ejemplares de La Muerte Es Otra Cosa, aparecido en librerías el 24 de abril de 2013. ¡Gracias, de todo corazón!


De izquierda a derecha, Mª Pilar Álvarez Novalvos, Ana (de Mujeres & Compañía. La librería), Almudena Albi (gran amiga del alma) y Patricia (de Mujeres & Compañía. La librería)


Con mis compañeras de firma: Rosa Montero, Donna Leon, Laura Freixas...
¡Todo un honor!


En la caseta 71, a las 7 de la tarde el día 7 de junio:
Imposible olvidarse de pasar...

Mª Pilar Álvarez y Almudena Albi


¡Mi pluma francesa de la suerte!

¡El tiempo gris no pudo con vosotros!
 GRACIAS, por traer el sol en cada una de vuestras miradas.




Relato SER, publicado en Los inquilinos de El Aleph (incluido en LMEOC)


(Traduction en FRANÇAIS sur ÊTRE)
 Madrid, Ed. Clara Obligado, 2011. 

                                                               A J.L. Borges y su ALEPH
    


     Soy una sombra con alas en la playa de Audresselles. Soy un escarabajo patas arriba, un bucle de tiempo y la escalera más alta. Soy la tierra que aran los hombres; soy desafíos, relojes, cuevas, rabia, luz. Soy un cigarro apagado y metido en una tumba, una huella andrógina en dos mujeres cuyos nombres comienzan por P. Soy la voluntad del ahora, mi coche en movimiento reflejado en un escaparate rojo, un dardo lanzado hacia un libro cuyas páginas están en blanco. Soy una salamandra que mañana correrá bajo la lluvia y el cristal más diminuto de la flor de sal. Soy líquenes, esperma, dolor en la carne, vértigo de los océanos, ojos en la oscuridad. Soy una muñeca de sonido de goma a la que aprieto la cabeza en la calle Conde Duque y una estudiante de Las mil y una noches. Soy el miedo entre las piernas, las facetas de un diamante que refleja las caras asombrosas de la verdad, la mía, la tuya, la de los beduinos que en el Gran Erg Oriental creen saberlo todo. Soy el amor a mis muertos y una madre en un paritorio, aunque nunca estuve allí. Soy una copa en la que cae un rayo violeta, el mismo que atraviesa jardineros en Wadalpur, taxistas en Arizona, monstruos en mis pesadillas. Soy una línea recta perpleja ante el laberinto. Soy la que esperan y la que no, la de los diecinueve días de ayuno, argón verde y azul, el traje de una sirena abandonado en una playa. Soy el silencio y el eco de un grito que rebota en las cumbres del Huayna Picchu, los acantilados de Mohair y en las laderas del Sinaí. Soy el rocío, hexágonos, ensaladas, el núcleo de la célula, una minifalda, la sed. Soy Noun, Vav, Yod, el nueve, el noventa, el novecientos. Soy María cada vez que mi amado me nombra. Soy el Aleph.








SIETE MINIVICIOS, publicados en Futuro imperfecto (incluidos en LMEOC)



EN ABRIL de 2012,
HA VISTO LA LUZ

FUTURO IMPERFECTO,

LIBRO ANTOLÓGICO DE NUEVOS NARRADORES
DONDE ESTÁN INCLUIDOS MIS...

Siete minivicios:

Aunque haya salido viciosillo, 
estoy muy contenta con el nuevo bebé.


MADRID, ED. CLARA OBLIGADO, 2012



GRACIAS 

A QUIENES HAN HECHO POSIBLE, 
QUE ESTE NUEVO LIBRO DE RELATOS PUEDA EXISTIR
HOY Y EN UN FUTURO IMPERFECTO.
*=)




Relato MI PULPO, publicado en Jonás y las palabras difíciles (incluido en LMEOC)

(Traduction en FRANÇAIS sur MON POULPE).
Madrid, Ed. Clara Obligado, 2010.

A Jaime.
Porque un día me descubrió
la presencia del número Φ
en la Naturaleza.


      Mi animal de compañía es un pulpo. Y yo lo tengo bien escondido bajo los faldones de mi cama, en una pecera con luz de neón. Mi pulpo no es rosa y tiene un tentáculo de más con el que, mientras escribo, hace ochos en mi cabeza y yo entro en un nirvana lleno de globulópodos... Me des-ma-te-ria-li-zo... La cabeza se me cae sobre el teclado del ordenadorrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr...................................................................................................... y se me queda aquí clavada hasta que me despierto descubriendo un hilillo de saliva entre las teclas. Es cierto, pertenece a una especia rara; yo diría que es anfibio, por eso fuera del agua me acompaña tan bien.

      Se llama Juan Luis y ahora mismo me está mirando.

   Al leerle estas líneas ha hinchado sus ojos como chicles negros y se ha quedado inmóvil, observándome. Luego se ha puesto a hacer acrobacias en el respaldo de la silla que tengo enfrente. Son señales, pero no sé de qué; aunque de momento no dice nada, estoy convencida de que un día hablará.
  
      Me levanto para coger de la estantería a Shakespeare. Tengo la hipótesis de que hay un fragmento de Hamlet que le ofende. Cuando oye: "algo huele a podrido en Dinamarca", se balancea, se queda pensativo tres segundos, me escupe y se cuelga boca abajo como un murciélago decepcionado. Con una tristeza heterótrofa, me limpio su mucosidad. Entonces, se acerca a mí y me pone sus ventosas en la mejilla produciendo unos ruidos reconfortantes. Es un cefalópodo muy compasivo, aunque nunca sé si guarda algún as bajo el tentáculo.

      Decido instruirle y le explico el número de Fibonacci. Deja su mirada suspendida en el vacío y se le escurre un poco de saliva tentáculo cuarto hacia abajo. He logrado captar su atención. El número áureo está en La Gioconda, le digo, en El Mar de Debussy..., por todas partes en la Naturaleza. Le aclaro que sigue la secuencia 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21... Se le escapa una lágrima. ¿Se sabrá octópodo irregular? Aunque no guarda una divina proporción, le aclaro, yo lo quiero igual que a las rosas con sus pétalos doradamente proporcionados o a los agujeros negros que se enfrían siguiendo este precioso 1,618033988...

     Cuando me oye decirle eso, empieza a llorar de forma exponencial y sus lagrimones llegan hasta el jardín. Enternecida por su llanto invertebrado, cojo un pañuelo verde para mimetizarle los mocos. De repente, rodea mi garganta con todas sus patas y comienza a apretarla con una fuerza sobremolusca. Lo sacudo varias veces con las quinientas páginas del Libro de los ábacos, mientras el aire apenas entra en mis pulmones. Me arrastro hasta el cuarto de baño en busca del secador para poder paralizarlo pero, de golpe, se desprende de mi pelo, salta a la lámpara del salón y se pone a silbar como un periquito... Necesito un Manual sobre pulpos; de lo contrario, un día apareceré muerta... Si reuniera el valor necesario, lo abriría por dentro para ver cómo funciona.

      Con una galleta María consigo que descienda, pacífico, a mi brazo. Le acaricio el cráneo blando y le digo que no se preocupe por no ser perfecto, que la perfección solo existe en el Mundo Platónico de las Ideas...

      Voy a dejarle que duerma conmigo. Le llamo y se desliza bajo las sábanas que acabo de entreabrir. Le hago cosquillas en sus nueve sobacos. Juan Luis se ríe y de su boca oculta escapa una ráfaga de gas. Confiado, me reboza en su ternura y se enrolla entre los dedos de mis pies. La noche es apacible. Sobre la almohada observo su bulto: tiene los ojitos cerrados; me paro a escuchar la cadencia de su respiración soñadora y pienso en que lo querré siempre, aunque algún día se irá a vivir a la pecera de otra mujer.
      






Relato EL NIÑO, publicado en Jonás y las palabras difíciles (incluido en LMEOC)


 Madrid, Ed. Clara Obligado, 2010).



      Se cierran las puertas y en el interior del vagón lo ve frente a ella, lo estudia, lo rodea de un halo indestructible, adoraría mecerlo entre sus brazos, bebé rollizo, rosado, que mira risueño a su mamá, quien cruza con ella una sonrisa para afirmar que su niño es una monada, y cuando las puertas del metro se abren la riada humana se aprieta más contra la mamá y su coche, mientras ella se acerca y con mayor firmeza rodea a la madre y al hijo, hermosura de niño con rizos albinos que escupe el chupete y hace brum brum juntando los labios que ella se muerde al sentir vacío su vientre y, a llegar a Sol, se pega al carrito que desciende al andén, y en la confusión de la muchedumbre hunde sus manos en aquel bebé y tira de él, lo arranca, y empuja con fuerza abriéndose paso sin mirar atrás; aprieta, gime y ríe absorta dejando un rastro escarlata en los gritos de la madre loca que resuenan más y más lejos porque ella corre, el bebé contra el pecho, subiendo escaleras que van a la luz.








Relato EL SAMARITANO, publicado en Apenas unos minutos (incluido en LMEOC)


(Traduction en FRANÇAIS sur LE SAMARITAIN).
Publicado en Apenas unos minutos;
Madrid, Ed. Clara Obligado, 2007.


    Aquella tarde, delante de su porche, se había apeado una cazadora negra con un águila roja de cuero en la espalda, y una voz estertórea, como la motocicleta que traía, lo había saludado:
       - ¡Vaya calor!, ¿eh?

   Ñiiiiiik... ñik, ñiiiiiik...ñik. Hacía meses que debía haber engrasado la mecedora. Pero a él le gustaba ese ruido; le acompañaba en las tardes de aquel verano que olía a carne quemada. Sí, debería haber dado un poco de manteca de cerdo en los clavos, pero la pereza era generosa en medio de aquella calima indestructible.
     - Sí, mucho calor. ¡En el infierno se podría estar más fresco!- replicó el viejo secando con un  pañuelo su frente.
      - No me extrañaría. ¡En un día como hoy!...-, el extranjero sacó un cigarrillo y lo encendió frotando una cerilla en su cinturón-. ¿Sabe dónde podría rellenar a Betty?

      Bajo la sombra pegajosa del chamizo, detuvo el balanceo y con una mano se colocó el único tirante de su peto descolorido. En la otra, sostenía un vaso de whisky. Deslumbrado, miró hacia arriba y, como todos los días, allí estaba el águila, girando sobre su cabeza, preparándose para caer en picado. Volvió a dirigirse al forastero:
    - Estás a cincuenta y ocho millas de la siguiente estación de servicio. Quizá quieras quedarte a vivir aquí-, y se carcajeó de su propia ocurrencia.
     - ¿Vivir aquí? Pues no sería mala idea... En realidad, no voy a ninguna parte...

     La figura de aquel extraño desprendía una bondad atávica; cada uno de sus gestos regalaba confianza. Un escalofrío recordó al anciano la misma sensación de aquella vez en que Dios lo tocó con su mano. Sin titubear, confesó:
    - ¿Sabe?... Yo quiero morir. Pero nadie se atreve a apretar el gatillo de mi escopeta. Desde hace años lo llevo pidiendo a todo el que pasa. Pero todos creen que estoy chiflado.
      - ¿Y no lo estás?
      - No.

      La sombra del águila planeó sobre la cabaña, envolviéndolos.

     Los ojos de los dos hombres se encontraron en aquel silencio polvoriento. Al viejo le pareció ver en el extranjero dos pupilas de águila. Y creyó comprender. Se levantó de golpe y se deslizó hacia el interior en busca de su arma. Sin darse cuenta, golpeó el vaso que estaba bebiendo y una mancha oscura avanzó sobre los tablones de madera.

      El águila del oeste revitalizó su vuelo.

   Al regresar, con una emoción mal disimulada extendió al forastero su rifle de cañones recortados. Se sentó en la mecedora, la orientó hacia el extraño, se ató definitivamente su único tirante y se ensalivó las manos para echarse hacia atrás los cabellos blancos que le quedaban. Y sonrió, clavando los ojos en aquel ser:
      - ¡Alabado sea el Señor!- exclamó desbordado.
     - Hoy no tengo prisa por llegar a ningún lado...- reconoció el hombre de cuero-. Siempre que puedo me gusta hacer favores a la gente...

    La gratitud se dibujó en el rostro del viejo, que esperaba inmóvil, mientras un estallido de pólvora retumbaba en las arenas mudas de aquel desierto perdido. Durante algunos segundos el chirrido de la mecedora permaneció balanceándose y después su eco se extinguió. La bala le había traspasado hasta incrustarse en una jardinera malva con exuberantes helechos de plástico, testigos desde el poyete de la ventana.

      El desconocido se dio la vuelta, se sentó en las escaleras del porche y apoyó el rifle humeante contra la baranda. Miró al cielo. Con las garras abiertas, la rapaz descendió majestuosa hasta posarse sobre la arena, delante de él. Y muy lentamente recogió sus alas.







ENTREVISTA en la REVISTA MUJERES & COMPAÑÍA



      La directora de la Revista Mujeres & Compañía, Mercedes Wullich, me ha concedido una entrevista para su revista. Nos hemos encontrado en un café en el centro de Madrid y hemos conversado sobre La Muerte Es Otra Cosa, la vida, la escritura, los sueños. Su simpatía y profesionalidad me han hecho sentir como en casa. 
      Muchas gracias desde aquí, Mercedes, por tu interés, por tu amor a la literatura y por abrir caminos a las mujeres que se dejan la piel en aquello que creen.









La Revista EL HUMO publica el relato "LLUVIA", (incluido en LMEOC)



En su edición digital del mes de febrero 2013, la Revista El Humo 
 ha publicado Lluvia,
un relato sobre la memoria y el olvido.




¡Muchísimas gracias!
Un gran abrazo transatlántico.
*=)



La Revista NARRATIVAS, Nº 30, publica el relato "DIARIO DE PRIMAVERAS", (incluido en LMEOC)



Mi relato "DIARIO DE PRIMAVERAS", 





¡MUCHAS GRACIAS!